jueves, 3 de marzo de 2011

A los que trabajan...

Quiero dedicarle el primer post del blog a aquellos que trabajan cotidianamente por nuestras hermandades y cofradías. Especialmente a aquellos que luchan día a día porque su hermandad se engrandezca y su amor a sus Titulares pase de generación en generación. A aquellos que pierden las horas de sus hijos, sus esposas o maridos, sus descansos y su dinero. A Aquellos que tienen la cabeza puesta en sus hermandades sin esperar más que dulzura en la mirada de sus Cristos y Vírgenes.A aquellos que se quiebran la cabeza para que cuando salgan los pasos a la calle den el testimonio cristiano que deben dar refundado de belleza.  A aquellos que, a pesar de su trabajo y esfuerzo altruista se tienen que encontrar con desagradables comentarios  de los típicos dinosaurios existentes en las hermandades.  A aquellos que hacen que la Semana Santa de Sevilla sea algo grande manteniendo la ilusión intacta y la alegría de un niño pequeño vestido de nazareno: a todos ellos, va dedicada mi primera gota de cera con sabor a dulce caramelo de Domingo de Ramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada